lunes, 20 de julio de 2009

El día en que murió 'Peter Pan'

Habrán pocas personas en el mundo que a estas alturas no conozcan los detalles de la vida, obra y muerte de Michael Jackson.
Se han escrito cientos de análisis y recuentos en todos los países sobre su talento, sus traumas, sus obsesiones y enfermedades. Se han reavivado con fuerza los debates sobre si fue o no pederasta.
El caso es que muchos de los que nacimos en los 70's nos tomamos esa muerte como algo doloroso y personal, independientemente de si fuimos o no fans.
Su música estuvo ahí en los días difíciles de la secundaria. Era como el ruido de fondo que, de tanto escucharlo, se empieza a tararear inconscientemente.
Afuera de mi colegio se vendían postales del ahora difunto Rey del Pop rodeado de los zombies del video de Thriller (una obra de arte) y las monjas se dedicaban a decomisarlas y a sermonearnos por lo que, según ellas, era el culto a la muerte.
En ese mismo colegio tuvimos un maestro de inglés que duró muy poco tiempo porque tenía un gran defecto: le atribuían "cierto parecido físico a Michael Jackson".
Esos son mis recuerdos más cercanos a este personaje. Nunca compré alguno de sus discos.
Cuando se presentó en el Estadio Azteca (1993) una de mis tías nos invitó. La verdad, no me pareció un gran concierto. Fue mucho mejor y disfruté mucho más el de Madonna que, según recuerdo, fue en fechas cercanas.
Después llegaron los escándalos...

El 9 de diciembre de 1980, al día siguiente del asesinato de John Lennon no se hablaba de otra cosa en la televisión. Yo tenía 9 años y fue la primera vez que escuché hablar de la 'Beatlemanía', una enfermedad que continúa vigente y de la que me he contagiado.
La pérdida de Freddie Mercury (24 de noviembre de 1991) tenía otro mensaje, era un llamado de alerta ante una pandemia que amenazaba al mundo.
Kurt Cobain (5 de abril de 1994) fue la tragedia de un genio que decidió salirse del juego a los 27 años.
Con Michael Jackson es diferente.
En las exaltaciones post-mortem se le ha comparado con Elvis Prestley y Lennon. Personalmente, creo que Lennon está muy por encima de ellos, pero el tiempo les da a todos su lugar.
Lo que nos pesa es que Peter Pan muera a los 50 años de causas no muy claras, pero relacionadas con sobredosis de medicamentos.
¡¿50 AÑOS, CÓMO ES POSIBLE?!
Para muchos el shok no fue la muerte del cantante, si no darnos cuenta de que hace 25 años no hacíamos el paso del 'moonwalker'.
Ese día todos hicimos cuentas y resulta que hace 20 años que dejamos de ser adolescentes.
Resulta que somos ya una generación de cuarentones, o estamos muy cerca de ingresar a ella.
¡Hace 20 años entré a la Universidad!.
¿Dónde quedaron los amigos?
¿Dónde quedaron los proyectos?
¿Dónde se metió de pronto todo ese tiempo?
¿En qué momento se acabaron mis 20's y 30's?
¿De dónde salió la hipoteca y las enormes deudas de las tarjetas de crédito?
¿Quién es la mujer del espejo?
Su funeral fue también la despedida de lo que quedaba de nuestra juventud.
Ya no fue la muerte del ídolo de nuestros padres.
No fue el suicidio de un amigo joven.
Fue uno de los nuestros y era un hombre de "mediana edad"
Peter Pan falleció de algo tan común y corriente como un paro cardiorespiratorio y de golpe crecieron los niños perdidos.
Queda Neverland, que se consumirá en el abandono.
El día que murió Peter Pan, nos dimos cuenta de que hace décadas que dejamos de ser niños y eso es lo que duele.

lunes, 13 de julio de 2009

Esto será un blog

Érase una vez un blog con aspiraciones.
El lunes, el día maldito por Garfield y la mayoría de los trabajadores de lunes a viernes, es el marco para estas líneas, pensamientos, recomendaciones y lo que vaya saliendo.